0 productos
0,00 €

Mofi Electronics Miles Davis - Seven Steps to Heaven  - 51026

Mofi Electronics Miles Davis - Seven Steps to Heaven

  • 0 valoraciones
En stock

Amplía tu garantía

Miles Davis - Seven Steps to Heaven (Numbered 180g Super Vinyl LP)

Características

Siete pasos al cielo llegó a un momento crucial en la carrera de Miles Davis. Grabado en dos lugares separados en la primavera de 1963, sirvió como el primer lanzamiento de Davis en más de un año, un descanso que no tenía precedentes para el visionario del jazz que había publicado al menos un LP al año desde su debut a principios de los años 50. Igualmente notable, Siete pasos al cielo marca el punto en el que el núcleo del Segundo Gran Quinteto de Davis comenzó a formarse. El esfuerzo, dos veces nominado al Grammy, es también el último disco de estudio de Davis que combina estándares con originales. Y resulta que es uno de los álbumes expresivos y bien interpretados del canon del jazz.

Procedente de las cintas maestras originales, prensado en RTI y alojado en una cubierta plegable de Stoughton, el LP SuperVinyl de 180 g de Mobile Fidelity de Seven Steps to Heaven agrega otro paso (o más) hacia la felicidad sugerida por el título del álbum. Tocando con claridad, detalle, tono y equilibrio sobresalientes, esta reedición para audiófilos abre el telón sobre los instrumentistas. Con las tremendas ventajas del SuperVinyl, incluido un fondo de ruido casi inaudible, superficies silenciosas y una excelente definición de ritmo, esta versión de edición numerada presenta a Davis and Co. en medio de un escenario sonoro amplio y profundo cuyas dimensiones y solidez ayudan a resaltar la importancia histórica del disco. y el mérito musical en foco. Cálido, orgánico y presente, el LP SuperVinyl de Seven Steps to Heaven es de lo que se trata la alta fidelidad con un sonido excelente.

Y no hay ningún pasaje en este hito de 1963 que no sea excelente. El hecho de que Davis logre hacerlo sentir tan cohesivo y fluido es un testimonio de las interpretaciones inspiradas y las composiciones atractivas. Davis no lo redactó tal como se desarrolló. No importa. Tenía cartas de triunfo que permanecieron bajo su manga durante las siguientes tres décadas: un impulso por ser nada menos que excelente, una negativa a conformarse con la mediocridad y estándares que casi ningún otro compositor o intérprete podía igualar. "El crítico más duro que he recibido, y el único que me preocupa, soy yo mismo", escribió Davis en las notas. "La música tiene que pasarme."

El enfoque exigente de Davis explica en parte por qué cambió su banda entre la primera y la segunda sesión, y subraya lo rápido que su mente corría con nuevas ideas. Siete Pasos al Cielo actúa como puente estable entre el período de transición que siguió a la disolución de su Primer Gran Quinteto y la formación del Segundo; sin él, Davis tal vez no invite a Herbie Hancock, que entonces tenía 23 años, y a Tony Williams, aún adolescente, al redil. El trompetista no solo consiguió a sus hombres: conservó en ámbar por única vez (bueno, en cinta magnética al menos) la química y la vibra que logró con el pianista Victor Feldman, el baterista Frank Butler, el saxofonista tenor George Coleman y el bajista Ron Carter.

Esa alineación cubre la mitad de las seis canciones de Seven Steps to Heaven. Captado en Los Ángeles en abril de 1963, el quinteto se extiende en una lujosa lectura del clásico de Nueva Orleans de finales de los años 20, "Basin Street Blues"; se centra en el romance de un paseo a la luz de las velas por el clásico de los años 40 "Me enamoro demasiado fácilmente"; y explora los contornos redondeados y las grietas melódicas del blues temprano "Baby Won't You Please Come Home". Las actuaciones son refinadas, elegantes, emotivas; la banda deja que los sentimientos perduren y le da tiempo al oyente para absorber los colores y texturas.

Un mes después, Davis regresó a la ciudad de Nueva York con Coleman y Carter, y los asoció con Hancock y Williams. Es revelador que el quinteto probó suerte colectivamente con la canción principal y "Joshua" (canciones escritas por Feldman ya grabadas en Los Ángeles), así como con el anhelo "So Near, So Far". Esas son las melodías que componen la otra pieza de Seven Steps to Heaven, con el pulso líquido, la dinámica articulada y los cambios de sincronización del quinteto revisado como un presagio de lo que vendrá.

También vale la pena mencionar que las interpretaciones de "Seven Steps to Heaven", un escaparate de la trompeta de Davis, y el entrelazado "Joshua" obtuvieron una considerable difusión en la radio y atrajeron la atención de otros contemporáneos que versionaron las canciones. Manteniendo a Carter y Williams como motor rítmico, y a Hancock como ancla entre los vuelos en solitario y los motivos estructurales, Davis pronto daría la bienvenida a Wayne Shorter a la familia y transformaría el jazz. De nuevo. El acertadamente (y, en retrospectiva, quizás titulado Siete pasos al cielo) es cómo llegó allí.

  1. Basin Street Blues
  2. Seven Steps to Heaven
  3. I Fall in Love Too Easily
  4. So Near, So Far
  5. Baby Won't You Please Come Home
  6. Joshua

¡No te pierdas nada!

¿Quieres recibir en tu email las mejores ofertas en imagen y sonido?