supersonido
Marantz HD-AMP1 - 21869

Marantz HD-AMP1

1.099,00€
Stock disponible

   Black Silver

Amplía tu garantía

Financiación 10 meses sin intereses, TAE 4,5%

+ info

Financiación ofrecida por Banco Cetelem S.A.U
El importe de la última cuota puede ser superior o inferior al resto debido al efecto del redondeo de los decimales.

Nuevo amplificador digital que revive el famoso nombre del Marantz MusicLink – y también su estilo

Productos relacionados

Marantz HD-CD1 - 23076

Marantz HD-CD1


669,00 €
Marantz HD-AMP1 + Concept 20 - 22419

Marantz HD-AMP1 + Concept 20


1.598,00 € 1.395,00 €
Marantz HD-AMP1 +Q-Acoustics 3050 - 22421

Marantz HD-AMP1 +Q-Acoustics 3050


1.848,00 € 1.549,00 €
Marantz HD-AMP1 + Concept 40 - 22420

Marantz HD-AMP1 + Concept 40


2.489,00 € 1.975,00 €
Marantz HD-AMP1 + XT 6F - 22422

Marantz HD-AMP1 + XT 6F


2.589,00 € 2.190,00 €
Marantz HD-AMP1 + XT 8F - 22423

Marantz HD-AMP1 + XT 8F


2.989,00 € 2.490,00 €

Características

Sí, un amplificador integrado muy asequible y compacto moviendo un par de altavoces de un precio que ronda las 12.500 libras; y por muy ridícula que parezca esa combinación sobre el papel (en la pantalla o donde sea que esté leyendo este artículo), funciona – espectacularmente bien.

Desde que vi por primera vez el Marantz HD-AMP1 en forma de prototipo en la conferencia anual para distribuidores y prensa del grupo D+M, he estado ansioso por tener en mis manos uno para poder escucharlo, por varias razones.

Una era que se basa en el éxito del amplificador de auriculares/DAC HD-DAC 1 de la compañía, que pude probar a principios de este año, y que he estado usando desde entonces como referencia para las pruebas de auriculares; la otra fue que, como aquel producto, éste ha sido supervisado por el embajador de la marca Marantz, Ken Ishiwata. Y conozco a Ken lo suficientemente bien desde hace más de dos décadas como para reconocer cuándo él piensa que un producto es especial.

Aspecto clásico
Esa descripción como “algo especial” ciertamente es aplicable al HD-AMP1: para empezar tiene el aspecto clásico del HD-DAC1, lleno de referencias a pasados productos de Marantz con su “ojo de buey” y la estrella con el indicador de encendido azul, por no mencionar el elegante chasis de metal los laterales de madera – bueno, vale, con efecto madera.

En negro o en el acabado plata-oro característico de la marca, el HD-AMP1 se ve sólido, con sustancia y bien proporcionado, con el estilo bien resulto del HD-DAC1 y con su apariencia de “miniatura de alta gama” aumentada con gran acierto en este nuevo modelo.

También es mucho más que solamente una versión algo mayor del modelo previo, con una etapa de potencia rápidamente atornillada sin miramientos: Marantz – e Ishiwata- no funcionan así. Lo que tenemos aquí es un producto estéticamente parecido a su hermano menor, pero con un extenso trabajo de ingeniería detrás – nuevas funciones y opciones- bajo su sólida cubierta.

Para cubrir la pregunta obvia primero, sí, el HD-AMP1 hará casi todo lo que es posible con el HD-DAC1, incluyendo la decodificación y conversión del audio en alta resolución y llevar los auriculares a un estándar muy elevado – incluso tiene una salida de auriculares ajustable en ganancia para asegurar que es capaz de alimentar incluso aquellos que son eléctricamente muy exigentes. Prácticamente, lo único que falta es la salida de línea o salidas de previo para permitir usarlo como preamplificador con una etapa de potencia.

Pero... ¿para qué querríamos hacer eso, si tiene una amplificación integrada capaz de entregar 35W a 8 ohmios y 70W a 4 ohmios? Especialmente si, según veremos, estos números aparentemente modestos contradicen su habilidad con las cajas acústicas en el mundo real.

Flexibilidad de entradas
Sin embargo, lo que sí que obtendrá es una gran oferta de entradas analógicas o digitales: dos sets de entradas de línea convencionales, más los dos USB-B y USB-A, el frontal para dispositivos de memoria y portátiles, compatibles con iOS, y el trasero, asíncrono con un buen aislamiento para mantener a raya el ruido del ordenador conectado.

Completando la oferta encontramos los terminales de altavoz de gran calidad, para bananas de 4mm, horquillas o cables pelados, una salida de subwoofer y los terminales de control remoteode Marantz, como encontramos en prácticamente cualquier producto de la marca.

Los módulos de amplificación son los respetados modelos de modo conmutado Hypex UcD (Clase D universal), mientras que la conversión digital-a-analógico se encuentra en manos del DAC equivalente ESS Sabre, como encontramos hoy en día en una amplia muestra de dispositivos digitales de primer orden – muchos de ellos considerablemente más caros que el Marantz. Este conversor permite tratar archivos de hasta 384kHz/32bit a través del USB-B, junto con no solo DSD64/2,8MHZ, sino también DSD128/5.6MHz y DSD256/11.2MHz, con las entradas convencionales óptimas para 192kHz/24bit. Eso se llama estar a prueba del paso del tiempo.

Para apoyar esto encontramos un sistema de doble reloj que permite la correcta conversión de una amplia gama de formatos – un reloj trata 44,1kHz y sus múltiplos, mientras que el otro se encarga de 48kHz, 96kHz y demás – además de filtrar a niveles inferiores con el DAC haciendo uso de los famosos módulos de amplificación Hyper-Dynamic de Marantz, en sus versiones de gama alta HDAM SA2 y SA3.

Todavía creo que alguien se inventó el nombre HDAM y después pensó en el significado del acrónimo, pero estos módulos, construidos con componentes discretos y usados en lugar de los más habituales amplificadores de chip, han sido empleados con muy buen resultado en generaciones y generaciones de productos Marantz.

Filtro musical
Finalmente, también tenemos un filtro digital configurable por el usuario – el Marantz Musical Digital Filtering – que, según estos mis oídos, entrega diferencias sutiles pero valiosas. En la posición estándar de filtro 1, el sonido tiene una combinación de profundidad, foco y grave cálido, profundo y bellamente controlado, tan característico de Marantz (¿o quiero decir acaso Ishiwata?), junto con lo que sólo puedo describir como una visión luminosa de voces e instrumentos.

Por el contrario, el sonido con el filtro en su segunda posición es sutil, pero notablemente más “alta fidelidad”, de forma que resulta demasiado “obvio” para mi gusto. El sonido tiene más ataque, pero parece que los detalles estén siendo arrojados al oyente por alguna fuerza y, mientras que los instrumentos sobresalen de la mezcla con más claridad, pueden resultar proyectados en exceso y les falta peso característico y resonancia.

Vale, estoy exagerando ligeramente estas diferencias en pro de la comparación: como decía, son sutiles, pero están ahí sin duda. Sé qué prefiero, pero no podría decir que uno esté bien y el otro mal: la elección de esta opción dependerá plenamente del gusto personal y puede incluso variar según qué música se escuche en cada momento.

Un amplificador muy Marantz
Lo que está más allá de toda duda es que este no es sólo un amplificador muy logrado para su tamaño y precio, sino que es un amplificador muy Marantz, por todas las razones que he mencionado cuando he hablado del “filtro 1”. Y esto es especialmente verdad cuando se usa el amplificador en línea con las sugerencias de Ishiwata, a las que me atuve usando la configuración “source direct”, que le da a la señal el camino más limpio a través de la circuitería.

¿Muy Marantz? A lo que me refiero es a la capacidad de desarrollar una escena sonora amplia y profunda, pero muy enfocada, entre los altavoces y a su alrededor, consiguiendo emocionar con el impacto de los instrumentos y las voces, y permitiéndole escuchar elementos de composiciones que pensábamos conocidas, con el efecto de que prácticamente cada pista nos resulta nueva.

Y todo esto parece conseguirse sin ningún tipo de esfuerzo ni los humos y espejos que se necesitan para crear la ilusión de una interpretación tridimensional – la música simplemente ocurre ante el oyente y es difícil no sentirse arrastrado por la interpretación.

Hay otro aspecto del HD-AMP1 que merece la pena mencionar: junto con el anuncio de la llegada del amplificador, Marantz anunció que esta también marcaba la revisión de la gama MusicLink, que apareció en catálogo por última vez en algún momento de la década de 1990.

Con una vida relativamente corta, esa línea incluía ese tipo de componentes de “alta fidelidad en miniatura” que vemos aquí, pero en forma de un reproductor de CD, previos y una serie de opciones de amplificación. Hemos tenido en nuestro comedor un previo y una pareja de etapas monofónicas durante muchos años y no han fallado ni un solo día.

Uno no puede más que suponer que si se está reviviendo la gama MusicLink con este aparato – y probablemente el HD-DAC1 se convertirá en parte de la línea de productos – habrá más productos en camino: guiándonos por el resto del catálogo de Marantz, los oponentes más obvios serían un reproductor de discos y/o un reproductor en red, lo que hará del 2016 un año muy interesante.

Expectativas superadas
El HD-AMP1 es más que capaz de superar las expectativas, como hemos demostrado usándolo con los altavoces grandes de Bowers & Wilkins: no debería haber ido bien, pero no sólo movió las 803 D3, sino que lo hizo de una forma completamente convincente, tanto en el detalle fino del solo o de una música clásica de cámara, como en el impacto de los latidos del rock.

No es que se necesite algo tan exagerado como los grandes altavoces de suelo de Worthing para escuchar de lo que el HD-AMP1 es capaz: también obtuve buenos resultados usando unos mucho más asequibles, como los descatalogados PMC GB1, algunos altavoces compactos de calidad que uso para pruebas e incluso los pequeños Neat Iotas que uso como altavoces para el ordenador de sobremesa.

De hecho, da igual lo que elija para escucharlo, el Marantz brilla y es más que capaz de revelar los beneficios de repasar la oferta existente de archivos en alta resolución, como se hizo patente al comparar versiones DSD64 y DSD128 de la misma pista e incluso las pocas pistas DSD256 que tengo en mi biblioteca.

Sonando en concreto a través de los altavoces Bowers & Wilkins, el HD-AMP1 ofrece más presencia y chispa a medida que vas avanzando por el espectro DSD, pero también es complemente convincente cuando se usa con altavoces más modestos y reproduciendo archivos de resolución CD estándar. Este es un amplificador que puede comprar sin dudarlo para su colección musical actual, sabiendo que tiene el potencial para trabajar en cualquier dirección en la que sus compras le lleven en un futuro.

Sólo ocasionalmente me topo con un producto que va más allá de lo extremadamente bueno y se adentra en el territorio de la excelencia – bien, habiendo usado el HD-AMP1 durante un tiempo, estoy convencido de que el equipo de Marantz lo ha vuelto a lograr. Puede ser compacto, pero este amplificador tiene la definitiva habilidad de matar gigantes y es uno de los productos más convincentes de su sector a este lado de las 1000 libras, si no más allá.

Añádale su estilo “retro”, la solidez de su construcción y sus exhaustivas especificaciones y tiene una verdadera ganga de alta fidelidad. No es mala forma de comenzar el Año Nuevo...

ESPECIFICACIONES
Marantz HD-AMP1
Tipo: Amplificador integrado estéreo con DAC interno
Entradas: dos pares analógicos de línea, dos ópticas, una coaxial digital, USB-B asíncrono para conexión a ordenador, USB-A para dispositivos iOS y memorias USB
Formatos: hasta 192kHz/24-bit a través de las entradas digitales convencionales; hasta 384kHz/32-bit y DSD a DSD256/11.2MHz a través del USB asíncrono
Salidas: Un par de altavoz, subwoofer, auriculares
Salida de potencia: 35W a 8 ohmios, 70W a 4 ohmios
Acabados: negro o plata-oro, con paneles laterales con efecto madera
Accesorios: mando a distancia
Dimensiones (An x Al x Prof): 30,4 x 35,2 x 10,7 cm

Documentos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.

cerrar